Carta de Fernando Barcenas desde el Reclusorio Norte

Antes que nada quiero puntualizar, que mi situación se ha tornado complicada en los últimos meses, desde que fui conducido a la zona 7 de C.O.C., como forma de castigo y represión a las acciones de protesta y organización que se venían practicando al interior de la prisión en conjunto con otros compañeros presos en este reclusorio.

Desde ese momento, 28 de septiembre de 2016, me he visto inmerso en una dinámica de vida asfixiante en una zona de castigo, por lo cual ahora que llevo 9 meses segregado por motivos de seguridad institucional han crecido los conflictos debido a mis ideas y mi forma de ser y de actuar, lo cual identifico como una forma de violencia de la institución hacia mi, pues como frontalmente no pueden agredirme mediante su personal, ahora utilizan a los presos para intimidarme y agredirme, una táctica muy común en la cárcel;esto ya provocó diversos enfrentamientos en el área donde me encuentro, por lo cual hago responsable a la institución y a los encargados de administrarla de cualquier cosa que suceda a mi integridad física y psicológica por ser los responsables de mantenerme en esta situación.


Fernando Barcenas